María Olarte, Índigo Interiores, asesoramiento profesional en sistemas de iluminación

Aprende a iluminar bien tu negocio

El mayor problema en la iluminación de los negocios es la falta de planificación.

Muchas veces se usan luces inadecuadas o se colocan en ubicaciones inapropiadas. Esta falta de planificación en tu negocio puede afectar negativamente a la experiencia de los usuarios, así como al consumo de electricidad. Es importante planificar cuidadosamente la iluminación para asegurar que sea atractiva, eficiente, segura y cómoda.

Aquí te dejo algunas ideas que te servirán de mucha ayuda en tu negocio tanto si tienes una tienda, oficina, clínica, cafetería, restaurante o como si trabajas en casa.  Puedes planificar una iluminación efectiva para tu negocio, siguiendo estos pasos:

  1. Identifica los objetivos de iluminación

¿Qué tipo de ambiente deseas crear en tu negocio?

¿Necesitas una iluminación brillante para destacar tus productos, o prefieres un ambiente más suave y relajado para que los clientes se sientan cómodos y pasen más tiempo en tu establecimiento? ¿Quieres iluminar áreas específicas, como el mostrador de ventas o la entrada?

Evalúa las características del espacio

Es importante tener en cuenta el tamaño y la forma de tu negocio, así como la ubicación de las tomas de corriente y la distribución de los muebles. Esto te ayudará a determinar el número y la ubicación de las luces que necesitas. Por ejemplo, determinar la colocación de luces alrededor de los pasillos para que los clientes se sientan más cómodos también ayudará a mejorar la seguridad en el local.

 

  1. Define la intensidad de la luz

La mayor queja de los clientes en la iluminación de un negocio es que es demasiado oscura o demasiado brillante.

Esto puede ser muy incómodo para los clientes, especialmente si están intentando ver los productos o servicios. Por lo tanto, es importante ajustar la intensidad de la luz para evitar que sea demasiado brillante o demasiado oscura. Esto también ayudará a mejorar la experiencia de los clientes.

Para asegurarte de que tu negocio esté adecuadamente iluminado, necesitas calcular la cantidad de luz necesaria para cada área.

La cantidad de luz necesaria se mide en unidades llamadas lux o lúmenes. Es importante asegurarte de que cada área tenga suficiente luz para su propósito, pero sin ser excesiva y causar deslumbramiento.

La intensidad de luz adecuada para un negocio puede variar según el tipo de negocio, el tamaño del espacio y el propósito de la iluminación. La cantidad de luz adecuada también puede depender del tipo de trabajo que se realiza en el espacio. Por ejemplo, una tienda de ropa puede requerir una iluminación más brillante para resaltar los productos, mientras que una galería de arte puede necesitar una iluminación más suave para resaltar las obras de arte sin dañarlas.

La cantidad de lux o lúmenes necesarios en diferentes áreas de un negocio puede variar según el tipo de negocio y el propósito de la iluminación.

 

Valores en LUX según las diferentes áreas comunes en negocios:

Áreas de recepción Se recomienda una iluminación de al menos 200-300 lux para crear un ambiente acogedor y permitir que los clientes vean claramente los rostros de los empleados.

Áreas de ventas: se recomienda una iluminación de al menos 750-1000 lux para resaltar los productos y hacer que sean más atractivos para los clientes.

Áreas de trabajo: se recomienda una iluminación de al menos 500-750 lux para permitir que los empleados realicen tareas detalladas y reducir la fatiga visual.

Áreas de almacenamiento: se recomienda una iluminación de al menos 200-300 lux para permitir que los empleados vean claramente los productos y las etiquetas de los productos.

Áreas de cocina: se recomienda una iluminación de al menos 500-750 lux para permitir que los empleados vean claramente los alimentos y los utensilios.

 

Es importante tener en cuenta que estos valores son solo una guía general y pueden variar según las necesidades específicas de cada negocio y sus áreas. Se recomienda consultar con especialista en iluminación o un electricista para determinar la cantidad de luz adecuada para un negocio específico. También puedes considerar hacer una prueba de iluminación en el espacio para evaluar si la cantidad de luz es suficiente y ajustarla en consecuencia.

  1. Selecciona la temperatura de color de luz que se adecúe a tu negocio

Uno de los mayores errores en la iluminación es utilizar luces con una temperatura de luz inadecuada.

La temperatura de luz de color se refiere a la apariencia cromática de la luz emitida por una fuente de iluminación. Esta temperatura se mide en grados Kelvin (K) y puede variar desde cálidos tonos amarillos a temperaturas más bajas (alrededor de 2700K) hasta tonos más fríos y azulados a temperaturas más altas (alrededor de 6500K). En un espacio, la temperatura de luz de color puede afectar el estado de ánimo, la percepción del espacio y la apariencia de los objetos y superficies.

La temperatura del color de la luz puede afectar el ambiente de tu negocio.

Las luces más cálidas pueden hacer que el espacio se sienta más acogedor, mientras que las luces más frías pueden hacer que el espacio se sienta más moderno. La elección de la temperatura del color también puede afectar la forma en que los colores se ven en tu negocio.

Por ejemplo, en un restaurante si se utilizan luces con una temperatura de luz fría de 4.000K a 6.500K, los clientes se sentirán en una atmósfera nada acogedora y tampoco podrán ver los platos de comida con precisión. Por lo tanto, es importante elegir cuidadosamente la temperatura de luz para mejorar la experiencia de los clientes.

¿Qué temperatura de luz debo utilizar?

 

La temperatura de color o de luz adecuada depende del tipo de negocio que tengas. Si tu negocio es de alimentos o tienes un restaurante, es mejor utilizar luces con una temperatura de luz cálida de 2.700K a 3.000K.  Si tu negocio es una tienda de ropa, es mejor utilizar una temperatura cálida tirando a neutra, que oscilen entre 3.000 y 4.000K. Esto ayudará a los clientes a ver los colores con mayor precisión. Una oficina que utilice esta misma temperatura ayudará a los trabajadores a mantenerse alerta, concentrados y menos fatigados al finalizar el día. Como regla general yo uso la temperatura de 3000K, para mí es una temperatura de color ideal que suele añadir elegancia y calidez al espacio y con la potencia precisa se puede destacar cualquier producto y hacer sentir bien al usuario al mismo tiempo.

En algunos ambientes donde se quiera resaltar la limpieza como clínicas, oficinas o cocinas se puede utilizar una temperatura de 4000K, es una temperatura de luz neutra que enlaza bien con el concepto neutro del espacio  

Cuidado al mezclar diferentes temperaturas de color en un mismo espacio, sobre todo si es pequeño, esto puede resultar “cutre” y hacer que el espacio parezca viejuno.

Hay veces que esta mezcla es un sí porque atiende a un propósito estético y/o funcional como el destacar un área específica con luces de colores (RGB), que puede dar lugar a un espacio muy atractivo.

  1. Selecciona las luminarias adecuadas

Determina qué tipo de iluminación se ajusta mejor a tus necesidades y selecciona las luces adecuadas para cada área

La elección de las luminarias adecuadas para un negocio dependerá de varios factores, como el tipo de actividad que se lleva a cabo, el tamaño y la distribución del espacio, la altura del techo, el estilo de decoración, el presupuesto y la eficiencia energética.  Existen varios tipos de iluminación que pueden ser efectivos para diferentes propósitos, como la iluminación general, la iluminación de acento y la iluminación de tarea. Las luminarias adecuadas para un negocio pueden variar según el tipo de negocio, el propósito de la iluminación y el estilo de diseño de interiores.

A continuación, te proporciono algunas recomendaciones generales sobre las luminarias adecuadas según el tipo de negocio:

Tiendas minoristas: Para las tiendas minoristas, es importante tener una iluminación brillante y uniforme en todo el espacio. Las luminarias empotradas son una buena opción, ya que proporcionan una luz difusa y uniforme. Los focos de pista también son populares en tiendas de ropa, ya que permiten enfocar la luz en áreas específicas, como las vitrinas.

Restaurantes: En los restaurantes, la iluminación puede afectar la experiencia de los clientes. Las luminarias colgantes son una buena opción para crear una atmósfera cálida y acogedora. Además, las luces LED regulables permiten ajustar el nivel de iluminación según el momento del día.

Oficinas: En las oficinas, es importante tener una iluminación adecuada para reducir la fatiga ocular y mejorar la productividad. Las luminarias empotradas y los paneles LED son una buena opción, ya que proporcionan una luz uniforme y sin deslumbramiento. Además, las lámparas de mesa pueden ser útiles para iluminar áreas específicas, como los escritorios.

Consultorios médicos: En los consultorios médicos, es importante tener una iluminación adecuada para garantizar la comodidad de los pacientes.

Gimnasios: en los gimnasios se suele optar por una iluminación intensa y uniforme, que permita realizar las actividades físicas con comodidad y seguridad. También se pueden utilizar luces de acento para destacar ciertas áreas, como la zona de pesas o las clases colectivas.

Tiendas de alimentos: en las tiendas de alimentos es importante contar con una iluminación que resalte los productos de forma atractiva y realista. Se recomienda el uso de luces LED blancas, que permiten ver los colores de los alimentos de forma natural.

 

Algunos tips imprescindibles para conseguir que tu negocio brille

Conoce el espacio

Antes de decidir qué tipo de iluminación usar, es importante conocer el espacio que se va a iluminar. Esto te permitirá identificar las zonas que necesitan mayor o menor iluminación y elegir el tipo de luz adecuado para cada una de ellas.

Juega con la intensidad de la luz

No todas las áreas del negocio necesitan la misma cantidad de luz. Por ejemplo, en un área de descanso o relajación se puede usar una iluminación más suave y tenue, mientras que en las zonas donde se exhiben productos es necesario que la luz sea más intensa para que resalten.

No olvides la iluminación de acento

La iluminación de acento se utiliza para destacar elementos específicos del negocio, como productos, obras de arte o elementos arquitectónicos. Esta iluminación puede ser más brillante y focalizada para resaltar lo que se quiere destacar.

Mantén la iluminación limpia y en buen estado

Una iluminación sucia o dañada puede afectar la percepción del cliente sobre el negocio. Es importante mantener las luces limpias y reemplazar aquellas que no funcionan correctamente.

 

Siguiendo estos consejos podrás lograr una buena iluminación en tu negocio y crear un ambiente atractivo y acogedor que invite a los clientes a entrar y a permanecer en el establecimiento.

Es importante tener en cuenta que, independientemente del tipo de negocio, es necesario asegurarse de que las luminarias sean eficientes en términos de consumo energético y respetuosas con el medio ambiente.  Además, tienes la opción de contratar a un profesional para que realice un estudio de iluminación y asesoramiento personalizado en cada caso.